JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.

Desde 1945 más que Abogados.

CONTACTO:

(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118
Para solicitar consultas:
Lunes a Viernes. 11 a 14 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
3er. piso. Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222. 8vo. piso.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920. 7mo. piso.


ASUNTOS EN TODA LA ARGENTINA y AMÉRICA LATINA.


MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami. FLORIDA.
33125. U.S.A.

MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































viernes, 16 de diciembre de 2016

Pornovenganza. Argentina y una ley nacional para llevar a la cárcel a los difamadores.

La Modelo y Conductora de TV Ivana Nadal fue una de las víctimas de la "pornovenganza"
en 2016 y debimos articular los medios judicial para evitar un verdadero escándalo.
MIGLINO y Abogados.


Hay momentos del día donde el Whatsapp arde. Y hay momentos de la vida donde ese fluído y  placentero
intercambio apasionado puede llegar a convertirse en un infierno

El fuego que ha sabido avivarse entre las personas en la era digital puede ser el ingreso a una nueva experiencia en materia de seducción, pero también una de las peores vivencias cuando una de ellas, por la razón que sea, decide distribuir ese material por esos mismos medios y exponer la intimidad de la otra al mundo entero. 

Piensen por un momento en esas bellas fotos en la intimidad y sin ropa o en el video casero que la pareja guardaba como un tesoro para ver en algunas oportunidades como diversión pero también como potente avivador de la pasión... Y si hay una ruptura en la pareja y de pronto esas fotos y esos videos terminan en sitios como www.xvideos.com ????

Es lo que se conoce como pornovenganza, y a partir de un proyecto de ley presentado por el estudio MIGLINO y Abogados, la ONG Defendamos Buenos Aires y otras ONGs especializadas, el Senado de la República Argentina acaba de dar media sanción a un proyecto de ley que castiga con prisión a quien haga públicas imágenes de desnudez y de videos de contenido sexual o eróticos de personas obtenidas por mutuo consentimiento.
En los últimos tiempos hemos asistido a decenas de casos en donde personajes del espectáculo, "famosos", o "mediáticos" acusan haber sido víctima de algún hacker o de algún tercero despechado que difundió fotos y/o videos íntimos. Por lo general, cuando se trata de casos así el tema adquiere una escenario propio de quienes participan del mundo de los medios, y siempre aparece algún estudio de aboagodos especialista en el tema tomando cartas en el asunto para evitar que esas imágenes sigan reproduciéndose.
Pero el tema adquiere otra dimensión cuando la "pornovenganza" afecta a personas comunes. Parejas que rompen y que, de repente, una de ellas descubre que los videos y las fotos sexuales que se tomaban cuando estaban juntos aparecen en los teléfonos de los familiares de uno de los dos, en las casillas de correo de sus compañeros de trabajo, de sus amigos, o en perfiles de cualquier red social de uso cotidiano.
El proyecto aprobado por el Senado plantea la penalización de quien difunda "imágenes no consentidas de desnudez total o parcial y/o videos de contenido sexual o erótico de personas" con seis meses a cuatro años de prisión por cualquier medio o tecnología de transmisión de datos.
Además, le exige a la persona condenada a que arbitre "los mecanismos necesarios para retirar de circulación, bloquear, eliminar o suprimir el material de que se tratare, a su costa y en un plazo a determinar por el juez".
El texto propone que esta modificación se introduzca en el artículo 155 bis del Capítulo III del Título V del Código Penal argentino. Allí se expresa también que esta sanción se producirá aun cuando la obtención de esas imágenes haya sido de común acuerdo entre las partes. Lo que se condena, como se ve, es la distribución posterior, que es lo que se conoce como "pornovenganza".
En los fundamentos del proyecto de ley que ahora tiene media sanción se considera la vulnerabilidad del derecho a la privacidad como una "conducta delictiva" y que quienes están expuestas a esa situación se encuentran en situación de "indefensión".
Admite que el mundo digital provocó nuevas conductas en la intimidad de las personas, que la "pornovenganza" implica un daño que impacta directamente en la integridad psicofísica de la persona, hecho que a su vez le provoca un desequilibrio emocional puesto que pasan de la esfera íntima a la pública, y no se realizaron con el fin de ser públicos.
La pornovenganza requiere una tipificación penal con una figura que contemple cárcel efectiva ante la difusión de imágenes y/o videos eróticos que afectarán gravemente la salud mental y el buen nombre honor de los afectados, a través de uno de los más de 3.000 sitios de internet que publican líbremente material de pornovenganza.
Dr. Javier Miglino. Especialista en Delitos Complejos.

CEO de MIGLINO y Abogados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario