JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.


Desde 1945 más que Abogados.
Asuntos en toda la República Argentina.

Contacto lineas rotativas:
(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118

Para solicitar una consulta:
Lunes a Viernes. 11 a 15 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920.

NEUQUÉN

Juan B. Justo 350. Ciudad de Neuquén.

MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami.
FLORIDA. 33125. MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































miércoles, 14 de diciembre de 2016

La MegaEstafa de HOPE FUND y Verazul. MIGLINO y Abogados representa damnificados.

Enrique Blaksley el "Bernard Madoff argentino".

"Es el Bernard Madoff argentino. Aquel estafó en 52 mil millones de dólares con un Esquema Ponzi. Obviamente Enrique Blaksley no logró semejante fortuna pero hay que reconocer que la zona norte de la Provincia de Buenos Aires no tiene el poder adquisitivo de New York", dice el abogado Javier Miglino, CEO de MIGLINO y Abogados y experto en cuestiones complejas. Desde hace unos meses representantes de varios damnificados de Hope Fund y su emprendimiento estrella: "Verazul" en Pilar, Provincia de Buenos Aires.


En la mañana del sábado 26 de noviembre, Enrique Blaksley, de 51 años, el hijo mayor de una familia de 14 hermanos criados a metros de la Catedral de San Isidro y fundador de Hope Funds, un pulpo financiero que llegó a manejar 500 millones de dólares e inversiones de una enorme red de contactos que incluye amigos y parientes, recibió su segunda amenaza pública en siete días: un aviso fúnebre del diario Clarín lo daba por muerto y saludaba a su familia y a sus socios "en este difìcil momento".
Radiografía del "Bernard Madoff" argentino
Entrador, audaz, astuto y sin otra formación académica que el paso por el bachillerato del colegio El Salvador, Blaksley se embarcó en este negocio en 1989, cuando advirtió que los numerosos ejecutivos de cuentas que le reportaban en la compañía aseguradora donde trabajaba podían también vender otro tipo de productos financieros. Se convirtió así en el mejor de todos y en el demiurgo de una empresa que, bajo la tutela de esa aseguradora, con la que tiene contrato a través de la firma Hope Funds Team Investment, ofrecía a los ahorristas una cartera diversificada en economía real que podía ir de hoteles a restaurantes o barrios cerrados.
Su emporio fue desde entonces la historia de un proyecto que salió mal o bien, depende de que lado uno esté. 
Estafadores y Estafados:
Blaksley acumula al menos 12 causas en la Justicia, fundamentalmente por la comisión de los siguientes delitos: lavado de dinero, evasión agravada, defraudación y/o estafa; a través de un centenar de ex clientes damnificados, que le reclaman cobrar al menos el capital de lo que se destinó a los proyectos.  
Hope Funds es lo que el mercado financiero conoce como private equity funds, emprendimientos que están por fuera de la regulación estatal pero sin cruzar la frontera de la ley. Ofrecen a los ahorristas tasas imposibles de alcanzar en el circuito formal. El de Blaksley, por ejemplo, llegó a retribuir entre 7 y 12% anual en dólares, dos puntos por encima de lo que retribuye aquí el mercado informal de las cuevas. 
Damnificados:
Hay desde artistas, gente del mundo del polo y del espectáculo, parientes del propio dueño del grupo y ejecutivos de empresas de primera línea, propietarios de pymes y simples ahorristas: "el Bernard Madoff argentino" habría estafada a través de Hope Funds a miles de personas y empresas. Pero hasta el momento solo reconoce 53 casos de reclamos por US$ 2,5 millones. 
Hasta que empezaron a trascender las estafas, Blaksley era considerado un inversor de prestigio, con 25 años de trayectoria en el sector y uno de los empresarios más requeridos en el mundo del deporte. Trajo a Roger Federer a una exhibición con Juan Martín del Potro, a Usaín Boldt a correr contra el Metrobus, organizó la despedida de Ariel Ortega en River, encaró un proyecto inconcluso que pretendía abrir cafés con la marca Messi y ganó la Triple Corona como principal sponsor de La Dolfina. En 2013, ante las cámaras de TyC Sports, Adolfo Cambiaso (h), lo elogiaba distinguiéndolo de los fríos patrocinantes comunes: "Cuando tenés una amistad todo se hace más llevadero: desde salir a comer, desde jugar al polo, desde compartir las mismas cosas. De repente podés tener gente que te sponsorea, pero vive en Rusia y la verdad es que no es la misma sensación".
El mensaje final del "Bernard Madoff argentino":
Días después de que leyó su propio aviso fúnebre, mediante un mensaje dirigido a su grupo de WhatsApp. afirmó:
"Estimados, perdón la manera", arrancó, y se despachó con un extenso discurso en el que, esta vez sí, admitía debilidades. "No puedo salir a la calle y es un trago difícil de digerir", dijo, y volvió sobre la solución: "Esto se arregla con plata y hoy la plata viene de las ventas. ¡No más quejas! Si queremos salir adelante nos tenemos que defender. Estamos bloqueados hablando siempre de lo mismo".
Tres años antes, el 11 de febrero de 2011, con una gran fiesta en el Sheraton de Pilar, Hope Funds había inaugurado Verazul, su apuesta de negocios más importante, un barrio cerrado enclavado en Villa Rosa, a orillas del río Luján. Pero la iniciativa se frustró tiempo después.
Hoy, Verazul no tiene un solo ladrillo edificado y sigue sin habilitación. 
El martes pasado, Nexos Consultora Integral SA, fiduciaria del proyecto, les envió a todos los clientes de Verazul un correo en que les pedía autorización para endeudarse en el exterior en un máximo de 25 millones de dólares para salvar el emprendimiento. La propuesta detallaba las condiciones: período de gracia de hasta 2 años, plazo total hasta 8, tasa de interés entre el 5 y el 6% anual, amortización en 12 cuotas semestrales, honorarios por consultoría y asistencia técnica y garantía con instrumentos financieros "como bonos o garantías bancarias" cuyo costo estimado es de entre 2,5 y 3,5% anual. "En razón de los beneficios que generará la obtención de tales fondos, dado que serán aplicados a avanzar con las distintas obras a realizarse y las condiciones favorables de dicha financiación en cuanto a tasa de interés, plazo de repago, entre otros, consideramos apropiada su aprobación", decía el texto, firmado por Jorge Rodríguez Córdoba, presidente de Nexos, y aclaraba que serían consideradas como "positivas" todas aquellas respuestas que no fueran respondidas al cabo de 96 horas de enviada la carta.
Los regalos que recibía "el grupo" del Madoff argentino:
El grupo de ventas de Hope Fund había seguido funcionando con las prácticas que lo hicieron fuerte: una agresiva política para incorporar vendedores a su fuerza comercial, reforzada con comisiones en dólares que llegaban al 7%, viajes y premios para los más exitosos . 
La vasta red de ejecutivos, que recorre calles y oficinas con charlas en las que sondean perfiles de potenciales clientes, llegó en su momento a ser de 400 empleados, elenco que Blaksley siempre gratificó con viajes a Europa o África.
"Es cierto que tenemos una situación de iliquidez, pero es transitoria", contestaron en la empresa, cuyo dueño entró según el último informe del Banco Central en una situación comprometida: está en categoría 1 (normal) con el Banco Galicia y en 4 (alto riesgo de insolvencia) con el Banco Francés por demoras de entre 90 y 120 días en los pagos y ha librado en los últimos seis meses cheques sin fondos por $ 2,7 millones de los que sólo pagó $ 600.000. La compañía arrastra a su vez aportes impagos como seguridad social, contribuciones patronales y obra social, cheques rechazados por $ 2,1 millones y con el Banco Galicia en categoría 3.
Hace algunos años, y a pesar de que el inglés de Blaksley es mucho menos que fluido, el grupo se abocó a constituir sociedades off shore por US$ 10 millones en las Islas Vírgenes Británicas, información corroborada luego por el escándalo de Panamá Papers, que publicó este diario y que le acreditaba a Hope Funds unas 30 sociedades en paraísos fiscales armadas por el estudio Mossack Fonseca.
La fiesta terminó y guarda unas cuantas imágenes incómodas. Entre ellas, una foto de Blaksley en el hotel InterContinental de Tigre con Federer, Sergio Massa y Guillermo Marín (ex empleado de Franco Macri y de Mauricio Macri), su socio en la firma Imagen Deportiva. O aquella entrevista de YouTube en que el líder del grupo afirma que, más que la rentabilidad en sí misma, "el objetivo final de Hope Funds es proteger a las personas". O el recuerdo imborrable de 120 vendedores a quienes se premió con un crucero del mar Báltico, con comida y barra libre.
Todo terminó. 
"Al estallar la burbuja financiera arrasa con todo el mundo de beneficios ilimitados que construyó a lo largo de la estafa piramidal". Dr. Javier Miglino. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario