JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.

Desde 1945 más que Abogados.

CONTACTO:

(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118
Para solicitar consultas:
Lunes a Viernes. 11 a 14 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
3er. piso. Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222. 8vo. piso.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920. 7mo. piso.


ASUNTOS EN TODA LA ARGENTINA y AMÉRICA LATINA.


MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami. FLORIDA.
33125. U.S.A.

MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































viernes, 4 de noviembre de 2016

Estafas a ancianos en Buenos Aires. 800 casos en 2016.


La ONG Defendamos la República Argentina junto a su titular el Dr. Javier Miglino, denunciaron que en lo que va de 2016, son más de 800 los casos de ancianos estafados con su jubilación, expoliados de sus ahorros e incluso despojados de sus viviendas en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense.


"Con la cercanía de finales de año muchos abuelos son sorprendidos en su buena fé cuando reciben llamados supuestamente desde la ANSES y/o entidades bancarias donde cobran su jubilación y luego de demostrar con nombre, apellido, número de documento de identidad e incluso dirección postal que conocen al interlocutor engañan a los abuelos con tres timos diferentes:

Vuelve el corralito. 

Si tiene dinero depositado en una caja de seguridad o en el banco le conviene retirarlo para lo cual, "personal" del banco y/o la ANSES los visitará en su casa para acompañarlos a retirar el dinero en efectivo. La justicia tiene en la mira al menos a tres bandas que operan con esta mentira. Llegados al banco los estafadores acompañan al jubilado/a, lo esperan a que cobre, lo ayudan a contar el dinero a veces dentro del mismo banco y lo colocan en un sobre de papel para que 'esté seguro'. Acto seguido lo llevan hasta la casa, le dan el sobre y se despiden amablemente. Grande es la sorpresa de los mayores cuando ya en casa abren el sobre y ven que en lugar de aparecer los ahorros de toda su vida, aparece un monton de papeles prolijamente cortados como fajos banarios de billetes", dijo Miglino.

El segundo tipo de estafa viene del lado del 'pariente':

Una abuela sale de cobrar la jubilación en un importante banco privado del barrio porteño de Nuñez. Al llegar a la esquina de la Avenida Cabildo y Congreso se detiene para comprar alguna chuchería sin darse cuenta de que una pareja la viene siguiendo desde que salió del banco. Ingresa a un edificio de la calle Vuelta de Obligado al 2900, cierra la puerta y va hacia su departamento. Al rato siente que tocan el portero eléctrico.   

-¿Hola abuela?, soy tu nieta.
El trance que ocurrirá en los próximos 45 minutos puede resumirse en que la 'nieta' de la señora le avisa que sus dólares van a salir de circulación y es menester cambiarlos por otros nuevos. Le pregunta cuánto tiene guardado y le avisa que la visitará un 'señor del banco' que retirará la cantidad que tiene bajo el colchón. Aparece un caballero de traje que lleva fotocopias color de alta definición y se lleva los dólares verdaderos", dijo Miglino.

En el caso aludido la justicia tiene en la mira a una banda de colombianos que han robado en el barrio bajo la modalidad de "cerrachorros" es decir aquellos que ingresan con una llave de la puerta principal y luego con barretas y otros elementos rompen las delgadas puertas interiores para alzarse con botines fáciles y que ahora están mutando a esta modalidad delictiva porque ya están 'quemados' en la zona.

"En general la única inteligencia previa que suelen hacer es llamar a domicilios con gente de la tercera edad. Y con un simple celular con internet, pueden obtener de distintas guías web, los números telefónicos y los nombres de las personas que viven en la cuadra que están recorriendo. Luego, es cuestión de que atienda algún abuelo. Todo va a depender de la habilidad que suele tener el estafador para engañarlos y de la ausencia de parientes cercanos y/o amigos del anciano a anciana", dijo Miglino.

"Según fuentes judiciales consultadas, resulta casi imposible que este tipo de estafas y despojos se lleven adelante sin una mínima colaboración criminal por parte del personal bancario y/o de la ANSES, con lo que la justicia no descarta ninguna hipótesis", dijo Miglino.

El tercer timo: Los arbolitos que venden billetes falsos.

"Las penurias para los abuelos de ambos sexos no termina porque muchos de ellos luego de meses de privaciones se encaminan hacia una casa de cambio o banco de su confianza para comprar moneda extranjera, en particular dólares. Cuál es el problema? Que en la actualidad los abuelos solo pueden comprar hasta 500 dólares mensuales, presentando el DNI.
Si por caso el ahorro es de mil dólares es imposible adquirir el billete verde, por lo que más de un jubilado se aventura a ir a comprar dólares a los arbolitos en la calle Florida, donde no se piden documentos ni hay restricción para comprar. Resultado: los abuelos llegan temprano a la peatonal, hacen el contacto con los señores de traje gastado que ofrecen el "- cambio, cambio" . Arreglan la operación seguramente en un local de la "Galería Jardín", felices de haber comprado bien y al precio de pizarra para luego de algún tiempo y al momento de cambiar esos mismos dólares para gastos personales, enterarse de que son falsos en su totalidad", dijo Miglino.

"Desde Defendamos la República Argentina hemos pedido una reunión urgente con la ministro de seguridad Patricia Bullrich y el Ministro de Seguridad provincial Cristian Ritondo a los efectos de informarlos sobre esta situación que en muchos casos ha costado los ahorros de toda su vida a los abuelos expoliados, solicitando entre otras cosas que haya un 0800 las 24 horas para que los abuelos puedan consultar si realmente los llaman desde la ANSES y de ese modo desbaratar el timo de inmediato pero lamentablemente ninguno de los funcionarios ha dado respuestas aún al planteo que busca defender a los abuelos de estas temibles bandas de estafadores", concluyó Miglino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario