JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.


Desde 1945 más que Abogados.
Asuntos en toda la República Argentina.

Contacto lineas rotativas:
(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118

Para solicitar una consulta:
Lunes a Viernes. 11 a 15 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920.

NEUQUÉN

Juan B. Justo 350. Ciudad de Neuquén.

MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami.
FLORIDA. 33125. MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































martes, 30 de agosto de 2016

Legítima Defensa. Artículo 34 del Código Penal.

El caso del médico Lino Villar Cataldo disparó un debate sobre la Legítima Defensa que no debería existir
Hay una norma clara en el Artículo 34 del Código Penal que autoriza a defenderse de un ataque ilegítimo.

El Código Penal Argentino (Art.34, inciso 6) establece que no es punible el acto de violencia que: 

“El que obrare en defensa propia o de sus derechos, siempre que concurrieren las siguientes circunstancias: 

a) agresión ilegítima; 

b) necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla; 

c) falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.” 

La agresión ilegítima se refiere a todo ataque injustificado, sin razón y sin derecho a un bien legalmente protegido (vida, honor, bienes materiales). Para que esta condición se dé, no es necesario que la agresión se haya efectuado, bien puede ser la amenaza de dicho acto (por ejemplo, que te apunten con un arma de fuego ya es razón suficiente) siempre y cuando el peligro sea actual e inminente. La racionalidad del medio empleado indica la necesidad de que exista una proporcionalidad en la defensa respecto del ataque (o inminente ataque) del agresor. Esto no significa que deba existir igualdad de condiciones, sino que se debe buscar que la defensa no ocasione un daño mayor que el ataque o amenaza de ataque. Por ejemplo, tanto un cuchillo como un revolver son proporcionales porque pueden producir muerte

Este punto depende de muchos factores, como ser el entorno, la situación, las características físicas de los involucrados, etc. El juez toma todos los datos para definir si hubo racionalidad del medio empleado o hubo un abuso en la defensa (lo cual es penado). 


Siempre debemos recordar que el derecho a la legítima defensa termina cuando el agresor ya no puede hacer mas daño a causa de haber sido detenido, neutralizado o incapacitado. 


La falta de provocación suficiente por parte de quién se defiende es el tercer punto para que exista legítima defensa. Esto significa que el defendido no debe haber provocado la reacción del agresor ya sea con insultos, empujones, etc. Para determinar los límites de la provocación se toman en cuenta reacciones normales y no las condiciones del que alega ser provocado, para evitar excusas sobre “sensibilidad” del agresor que justifique violencia innecesaria. 
Finalmente es necesario aclarar que si bien para nuestra legislación rige el principio de inocencia (todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario), en el caso de la legítima defensa quién se defendió deberá probar que estaba en su derecho de hacerlo.

Dr. Javier Miglino. CEO de MIGLINO y Abogados.