JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.


Desde 1945 más que Abogados.
Asuntos en toda la República Argentina.

Contacto lineas rotativas:
(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118

Para solicitar una consulta:
Lunes a Viernes. 11 a 15 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920.

NEUQUÉN

Juan B. Justo 350. Ciudad de Neuquén.

MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami.
FLORIDA. 33125. MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































jueves, 21 de julio de 2016

Violencia contra los Médicos: el Informe de Javier Miglino y DBA en los medios.

La mayoría de los medios de la República Argentina están hablando de este informe llevado adelante por todos los colaboradores de Defendamos Buenos Aires bajo la dirección del Dr. Javier Miglino.

La ONG Defendamos Buenos Aires junto a su titular el Dr. Javier MIGLINO denunciaron que la violencia que padecen los trabajadores de la salud dentro de los hospitales porteños y del Conurbano bonaerense ha crecido un 20 por ciento en el último año y ya constituye el segundo motivo de baja de médicos, enfermeros y auxiliares en general, luego de las ausencias motivadas en enfermedad personal.

"La violencia en los hospitales padecida por facultativos de la medicina, enfermeros, auxiliares de enfermería y todo el personal ligado a la salud, incluídos los propios guardias de seguridad, es un problema que viene creciendo desde hace cinco años. Por ese motivo los colaboradores de Defendamos Buenos Aires, presentes en ambos márgenes de la General Paz coadyuvan a encuestar cada año al personal de los hospitales en Capital y Provincia. Los resultados no son alentadores toda vez que hasta junio del año pasado registramos 330 ataques en Provincia y 306 ataques en Capital Federal, a un promedio de casi un ataque por día en cada jurisdicción. Pero en los 365 días que van desde junio de 2015 a junio de 2016 pasamos a 396 ataques en Provincia de Buenos Aires y 372 en Capital Federal, con un aumento de poco más del 20 por ciento".

Medios:




"Los resultados no son alentadores toda vez que hasta junio del año pasado registramos 330 ataques en Provincia y 306 ataques en Capital Federal, a un promedio de casi un ataque por día en cada jurisdicción. Pero en los 365 días que van desde junio de 2015 a junio de 2016 pasamos a 396 ataques en Provincia de Buenos Aires y 372 en Capital Federal, con un aumento de poco más del 20 por ciento y más de un ataque diario; entre palizas, ataques con objetos contundentes como palos y fierros, armas blancas y otros que han padecido y padecen en el cuerpo y en la salud esos hombres y mujeres que llegan por la mañana, tarde o noche a un hospital porteño o del Conurbano con el objetivo de salvar vidas, curar o aliviar el dolor de los ciudadanos y encuentran en su propio lugar de trabajo a un agresor o un conjunto de agresores que llegan a poner en riesgo su propia vida", dijo Miglino.



"Las causas de las agresiones en general son tres: la más importante surge a partir de familiares de detenidos y presuntos delincuentes que llegan heridos de bala, golpeados y/o con lesiones graves que comprometen la vida y que generan altercados sin motivo donde resultan ser víctimas médicos, enfermeros y aquellos que infortunadamente se encuentran presentes", dijo Miglino.


"La segunda causa de agresiones hospitalarias son los propios heridos o enfermos que agreden a aquellos que pretenden simplemente atenderlos. La tercera se presenta cuando los adictos ingresan a robar drogas hospitalarias, tal como ocurrió en los últimos días cuando un individuo que vive en las inmediaciones del Hospital Fernandez de la calle Cerviño al 3300 en Palermo y pernocta por las noches en las instalaciones del propio nosocomio, ingresó con un fierro hasta el quirófano con intención de robar drogas y otros y en su camino lastimó a una médica que resultó con cortes", dijo Miglino.

"Todos los hospitales piden más presencia policial y fundamentalmente más controles en el ingreso de familiares y personas que llegan requiriendo atención porque nunca se sabe cuando puede surgir un episodio violento y los sanatorios no son lugares precisamente seguros donde haya puertas blindadas, elementos de defensa o personal calificado en seguridad sino simplemente ciudadanos que se formaron en la universidad o en institutos terciarios para dar lo mejor de sí en relación al mejoramiento de la salud pública y no merecen padecer stress, trastornos del sueño y diversas patologías relacionadas con la tensión y el miedo que padecen a diario en sus lugares de trabajo", dijo Miglino.

Para muestra basta un botón:

"Hace pocos días acompañé a una amiga para atenderse de una caída en la vía pública en el barrio de Mataderos. Ya dentro del Hospital Santojanni noté la presencia de miembros de la Policía Federal en casi todos los pasillos. Pregunté por el motivo de semejante despliegue y una de las médicas presentes me dijo: ' - Doctor. Cada día sufrimos al menos un ataque'. Lo que da idea de la situación crítica a que se exponen los trabajadores de la salud pública por factores de violencia externa y ajena a su labor específica de cuidado de la salud", concluyó Miglino.