JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.

Desde 1945 más que Abogados.

CONTACTO:

(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118
Para solicitar consultas:
Lunes a Viernes. 11 a 14 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
3er. piso. Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222. 8vo. piso.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920. 7mo. piso.


ASUNTOS EN TODA LA ARGENTINA y AMÉRICA LATINA.


MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami. FLORIDA.
33125. U.S.A.

MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































sábado, 7 de noviembre de 2015

Por qué Defendemos los Derechos Humanos?


Colectivo gay agredido en Moscú, Rusia.

Hace unos días tuve una charla por Skype con Guillaume y Mourad, dos amigos franceses que trabajan para la ONG Internacional de Derechos Humanos Human Right Watch y que resolvieron adentrarse en 'terreno caliente' viajando al califato del todopoderoso Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua.

Me contaron que salieron para Nicaragua con el ánimo del que espera una semana intensa de trabajo, aprendizaje y encuentro con personas que se dedican, tal como quien escribe, a la tarea de defender los Derechos Humanos

En esa situación fue grande la indignación e impotencia cuando llegaron al Aeropuerto Internacional de Managua y sin motivo fueron agredidos física y moralmente por agentes migratorios de ese país que incluso en forma arbitraria les negaron el ingreso, sin acceso a defensa ni comunicación consular e incluso con teléfonos celulares confiscados sin explicación alguna.

Ironías aparte, no hubo para estos trabajadores de los Derechos Humanos, respeto alguno por su dignidad como personas ni por su trabajo.

De regreso en Paris y con el fracaso a cuestas, informaron la situación a su superior y dieron por terminado un inusual viaje de trabajo.
América Latina
Acá en América conocemos más de cerca a aquellos que fueron o son aún víctimas inocentes de la crueldad y vileza y que dicho sea de paso, la sufren a diario. Seres que padecen injusticias y crueldad a partir de pertenecer a un territorio que golpeado por conflictos armados como los de Venezuela, Bolivia, Rosario en Argentina o ni que hablar de México. Muchas de esas víctimas  a veces me confiesan que eso que llamamos 'defender los Derechos Humanos' es desigual y hasta injusto, tomando en cuenta los anhelos frustrados de una tranquilidad y un bienestar que nunca llegan.
¿Derechos Humanos?, 
pensamos. 
Qué elegante conjunción para un mundo tan caótico, qué sutil binomio para el recurrente tropiezo humano, qué fuerza frágil, toda una contradicción borgiana, que intentamos sostener para asegurar la viabilidad de nuestra especie.
En algún punto cuando en Buenos Aires o en cualquier rincón apartado de la tierra toca intentar la defensa de los Derechos Humanos y las palabras no alcanzan, para seguridad propia o de terceros debemos pasar a los hechos  
(no en vano practico box)
En esos momentos de tensión palpamos de cerca la crueldad y la violencia y esto nos permite hacer un saludable cuestionamiento de nuestras tareas como activistas del cambio, provocadores del estatus quo, críticos de las dictaduras, la arbitrariedad y el abuso contra la dignidad del Ser Humano.
A fin de cuentas la defensa de los derechos humanos se presenta como una insoslayable discusión pública, como necesario respeto a lo diferente, como lucha vigente y, por qué no, como inevitable amor al prójimo.
Defender los derechos humanos significa mostrar indignación ante lo injusto, solidaridad por el sufrimiento ajeno y una de las formas más poderosas de aprender a comportarnos como humanos.
La defensa de los derechos humanos conlleva una importante dimensión ética y no menos alta responsabilidad social. También conlleva tropiezos, contradicciones, dudas y errores. La defensa de los derechos humanos conlleva enormes dosis de pasión, diferente a ser meros apasionados.
En muchas circunstancias, esta labor asume terribles riesgos, acusaciones injustas (Quién lo banca a éste¿?), prejuicios y estigmas. 
Defender los derechos humanos comporta un acto de fė en lo humano, en la búsqueda continua de mecanismos para erradicar actos que ultrajan nuestras propias conciencias. Significa aspirar a vivir en sociedades en las que los Derechos y Libertades sean garantizados a todos y todas por igual. Significa prudencia y precisión para regular el fiel de la balanza, reconocer que quienes vulneran derechos, por más siniestros que sus actos sean, también son acreedores de estos.
Los que peleamos por esto lo hacemos con la convicción de que la defensa de los derechos humanos no es una mera labor heroica dueña de la verdad o una tarea acusada de alternos intereses políticos y económicos, sino como un vehículo adecuado para la paz y elcambio.
Creemos en la defensa de los derechos humanos no como tarea excluyente y evasiva, sino como fermento de sociedades más libres e iguales. Como semilla que clama ser regada, como bosquejo inacabado que puede molestar, polarizar y sorprender.

Migrantes de Africa llegando a Lampedusa, Italia.

Todas las personas podemos ser defensoras de los derechos humanos. Desde expertos en Derecho Criminal periodistas especializados con su influyente tono de denuncia hasta trabajadores públicos que enaltecen sus deberes, desde pueblos indígenas hasta movimientos campesinos, desde la firmeza de las mujeres hasta la valentía de la comunidad gay y lesbiana, desde el ejemplo de niños y niñas hasta, los menos visibles, migrantes y privados de libertad, desde la fortaleza de personas con discapacidad hasta los familiares de víctimas de violaciones de derechos humanos que ya no están...
Defender los derechos humanos es pretender con humildad transformar sociedades en forma democrática y pacífica, con modificaciones que impliquen el goce de estos derechos para todas las personas, para que podamos construir en libertad, sin discriminación ni miedo el destino de nuestras vidas y el de las generaciones futuras.
Por qué entonces es tan importante defender los derechos humanos
Tal vez simplemente porque alguien tiene que hacerlo. 


Dr. Javier Miglino. 

Consultor en Asuntos de Derechos Humanos y Protección de la Mujer y la Niñez.
Fundador de la ONG Defendamos Buenos Aires y la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras.
Especial para el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona.