JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.


Desde 1945 más que Abogados.
Asuntos en toda la República Argentina.

Contacto lineas rotativas:
(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118

Para solicitar una consulta:
Lunes a Viernes. 11 a 15 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920.

NEUQUÉN

Juan B. Justo 350. Ciudad de Neuquén.

MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami.
FLORIDA. 33125. MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































jueves, 18 de julio de 2013

Descontrol en la Zona Roja Travesti de Palermo. La denuncia de Javier Miglino.

Dr. Javier Miglino Fundador de Defendamos Buenos Aires.


DIARIO POPULAR 18/07/2013
EN LA ZONA ROJA DE PALERMO APARECEN 3 MIL PRESERVATIVOS CADA DÍA.

Diario Popular

Tres mil preservativos cada día en la Zona Roja de Palermo

1
Comentario
Por Edición Impresa

Todas las noches, desde las 22 hasta las 4 de la madrugada, 150 travestis reciben a cientos de clientes. Denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados. Fuerte polémica.

Todas las noches, desde las 22 hasta las 4 de la madrugada, unas 150 trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes. Denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos, como en las grandes ciudades del mundo.

El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad. Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes. El mayor problema, que se traduce en quejas y reclamos de los usuarios matinales del predio, es quediariamente encuentran arrojados en el piso más de 3.000 preservativos usados.

En diálogo con Diario Popular, Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se generan a partir de la actividad nocturna.

"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática,
 para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana. Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.

Javier Cufré es un vecino que todas las mañanas corre y realiza ejercicios en el parque. "El panorama está cada vez peor. Es un asco, la verdad. En la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados, y hay que esquivarlos. Es patético que ocurra esto, aún más porque con limpieza eficiente se puede solucionar", expresó.

Desde la organización Defendamos Buenos Aires, su titular Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".

Romero, en tanto, indicó que "hace cuatro años se pactó con las autoridades que las trabajadoras se corran a un sector determinado, y así lo hicieron, pero aún esperamos que se cumplan los compromisos de higiene, limpieza, porque la zona no sólo es utilizada para la actividad, sino que es transitada por muchísima gente que hace ejercicios o simplemente pasea".

El mantenimiento del parque depende de un organismo oficial que terceriza la recolección de residuos. Seis años atrás, se contabilizaban por día 1.000 profilácticos que debían ser levantados y unas 80 las travestis que ejercían la prostitución. En este tiempo la cifra de preservativos en el suelo cada mañana se triplicó, mientras que se duplicó la cantidad de trabajadoras sexuales.
Tres mil preservativos cada día en la Zona Roja de Palermo

info news

Los bosques de Palermo amanecen a diario con más de 3 mil preservativos usados

Los vecinos del lugar denunciaron que la Zona Roja porteña "está cada vez peor, es un asco". En tanto, las travestis que trabajan allí reclaman que la Ciudad coloque cestos bactereológicos para tirar los profilácticos.



Travestis que trabajan en la Zona Roja de Palermo volvieron a reclamar por estos días al gobierno porteño que ubique en el lugar cestos bactereológicos para desechar los preservativos utlizados en cada jornada, mientras que los vecinos del lugar aseguran que el estado del lugar es verdaderamente preocupante. 
Todas las noches, las trabajadoras sexuales que reciben un nutrido grupo de clientes entre las 22 y las 4 de la madrugada denuncian que el lugar no posee ni cestos ni baños químicos, como sí tienen las zonas rojas de las ciudades más importantes del mundo. 
Los vecinos del lugar, junto a todos los cuidadanos que suelen concurrir al parque Tres de Febrero, afirman que cada mañana el lugar amanece con más de 3000 preservativos usados. 
En diálogo con los medios, la titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), Marcela Romero, reconoció los conflictos que presenta la higiene del lugar y destacó: "Las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos. Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana". 
Por su parte, el titular de la organización Defendamos Buenos Aires, Javier Miglino, dio su punto de vista: "Este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".
Los vecinos de la zona también se manifestaron indignados: "El panorama está cada vez peor, es un asco. En la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados. Es patético que ocurra esto, aún más porque con limpieza eficiente se puede solucionar".


En la zona roja de Palermo, se desechan 3.000 preservativos diarios.
Todas las noches, trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes y denuncian que no hay cestos bacteriológicos ni baños.
Los travestis que trabajan en la Zona Roja de Palermo reconocieron los conflictos de salubridad en el sector y volvieron a reclamar que el Gobierno de la Ciudad coloque en el lugar cestos bacteriológicos para tirar allí los alrededor de 3000 preservativos que se desechan cada jornada.
Todas las noches, desde las 22.00 hasta las 4.00 de la madrugada las trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes y denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos como en las grandes ciudades del mundo. El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que
concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad.
Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes.  El mayor problema que se traduce en quejas y reclamos de los
usuarios matinales del predio, es que diariamente encuentran en el piso más de 3000 preservativos usados.
Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA),  contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se
generan a partir de la actividad nocturna.
"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana. Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.
El vecino Javier Cufré todas las mañanas corre y realiza ejercicios en el parque y contó que "el panorama está cada vez peor. Es un asco, la verdad. En la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados, y hay que
esquivarlos. Es patético que ocurra esto, aún más porque con limpieza eficiente se puede solucionar".
El titular de la organización Defendamos Buenos Aires Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".
Romero, en tanto, indicó que "hace cuatro años se pactó con las autoridades que las trabajadoras se corran a un sector determinado, y así lo hicieron, pero aún esperamos que se cumplan los compromisos de higiene, limpieza, porque la zona no sólo es utilizada para la actividad, sino que es transitada por muchísima gente que hace ejercicios o simplemente pasea".
Tres mil preservativos por día en la Zona Roja
Todas las noches, desde las 22 hasta las 4 de la madrugada, 150 travestis reciben a cientos de clientes. Denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados. Fuerte polémica. Todas las noches, desde las 22 hasta las 4 de la madrugada, unas 150 trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes. Denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos, como en las grandes ciudades del mundo.

El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad. Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes. El mayor problema, que se traduce en quejas y reclamos de los usuarios matinales del predio, es que diariamente encuentran arrojados en el piso más de 3.000 preservativos usados.

En diálogo con Diario Popular, Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se generan a partir de la actividad nocturna.

"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana. Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.

Javier Cufré es un vecino que todas las mañanas corre y realiza ejercicios en el parque. "El panorama está cada vez peor. Es un asco, la verdad. En la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados, y hay que esquivarlos. Es patético que ocurra esto, aún más porque con limpieza eficiente se puede solucionar", expresó.

Desde la organización Defendamos Buenos Aires, su titular Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".


Buenos Aires, 18 julio (NA) -- Los travestis que trabajan en la Zona Roja de Palermo reconocieron los conflictos de salubridad en el sector y volvieron a reclamar que el Gobierno de la Ciudad coloque en el lugar cestos bacteriológicos para tirar allí los alrededor de 3000 preservativos que se desechan cada jornada.
Todas las noches, desde las 22.00 hasta las 4.00 de la madrugada las trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes y denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos como en las grandes ciudades del mundo.
El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad.
Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes.
El mayor problema que se traduce en quejas y reclamos de los  usuarios matinales del predio, es que diariamente encuentran en el piso más de 3000 preservativos usados.
Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), en diálogo con Diario Popular, contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se generan a partir de la actividad nocturna.
"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana.
Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.

El vecino Javier Cufré todas las mañanas corre y realiza ejercicios en el parque y contó que "el panorama está cada vez peor. Es un asco, la verdad. En la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados, y hay que esquivarlos. Es patético que ocurra esto, aún más porque con limpieza eficiente se puede solucionar".

El titular de la organización Defendamos Buenos Aires Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".

Buenos Aires, 18 julio (NA) -- Los travestis que trabajan en la Zona Roja de Palermo reconocieron los conflictos de salubridad en el sector y volvieron a reclamar que el Gobierno de la Ciudad coloque en el lugar cestos bacteriológicos para tirar allí los alrededor de 3000 preservativos que se desechan cada jornada.
Todas las noches, desde las 22.00 hasta las 4.00 de la madrugada las trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes y denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos como en las grandes ciudades del mundo.
El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad.
Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes.
El mayor problema que se traduce en quejas y reclamos de los  usuarios matinales del predio, es que diariamente encuentran en el piso más de 3000 preservativos usados.
Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), en diálogo con Diario Popular, contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se generan a partir de la actividad nocturna.
"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana.

Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.

El vecino Javier Cufré todas las mañanas corre y realiza ejercicios en el parque y contó que "el panorama está cada vez peor. Es un asco, la verdad. En la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados, y hay que esquivarlos. Es patético que ocurra esto, aún más porque con limpieza eficiente se puede solucionar".

El titular de la organización Defendamos Buenos Aires Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".
Diario UNO
Jueves, 18 de julio de 2013

Un barrio porteño amanece todos los días con más de 3 mil preservativos usados esparcidos en sus calles

SE TRATA DE LA DENOMINADA ZONA ROJA DE PALERMO. PROSTITUTAS Y TRAVESTIS PIDIERON A LA COMUNA QUE COLOQUE CESTOS BACTERIOLÓGICOS PARA LOS PROFILÁCTICOS. LOS VECINOS SE QUEJAN DE LA SUCIEDAD Y POSIBLES FOCOS DE INFECCIONES.


Jueves, 18 de julio de 2013

Un barrio porteño amanece todos los días con más de 3 mil preservativos usados esparcidos en sus calles

SE TRATA DE LA DENOMINADA ZONA ROJA DE PALERMO. PROSTITUTAS Y TRAVESTIS PIDIERON A LA COMUNA QUE COLOQUE CESTOS BACTERIOLÓGICOS PARA LOS PROFILÁCTICOS. LOS VECINOS SE QUEJAN DE LA SUCIEDAD Y POSIBLES FOCOS DE INFECCIONES.


Las travestis que trabajan en la Zona Roja de Palermo volvieron a reclamar que el Gobierno de la Ciudad coloque en el lugar cestos bacteriológicos para tirar allí los alrededor de 3 mil preservativos que se desechan cada jornada.
Todas las noches, desde las 22 hasta las 4 de la madrugada las trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes y denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos como en las grandes ciudades del mundo.
El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad.
Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes.
El mayor problema, que se traduce en quejas y reclamos de los usuarios matinales del predio, es que diariamente encuentran en el piso más de 3.000 preservativos usados.
Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), en diálogo con Diario Popular, contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se generan a partir de la actividad nocturna.
"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana.
"Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.
El titular de la organización Defendamos Buenos Aires Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".
Noticias internacionales, policiales y del espectáculo

La Zona Roja de Palermo amanece a diario con más de 3 mil preservativos usados.


La Zona Roja de Palermo amanece a diario con más de 3 mil preservativos usados

Las travestis que trabajan en la Zona Roja de Palermo volvieron a reclamar que el Gobierno de la Ciudad coloque en el lugar cestos bacteriológicos para tirar allí los alrededor de 3 mil preservativos que se desechan cada jornada.

Todas las noches, desde las 22 hasta las 4 de la madrugada las trabajadoras sexuales reciben a cientos de clientes y denuncian que no hay cestos bacteriológicos para desechar los profilácticos usados, y tampoco baños químicos como en las grandes ciudades del mundo.

El parque Tres de Febrero, en el barrio de Palermo, es el espacio verde más importante del territorio porteño, al que concurren no sólo vecinos de la zona, sino gente de toda la ciudad.

Allí se instaló desde hace varios años la polémica Zona Roja, que todas las noches recibe a unas 150 travestis que ofrecen servicios sexuales a centenares de clientes.

El mayor problema, que se traduce en quejas y reclamos de los usuarios matinales del predio, es que diariamente encuentran en el piso más de 3.000 preservativos usados.

Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), en diálogo con Diario Popular, contó que se realiza un trabajo cotidiano con "las compañeras trabajadoras, asistiéndolas y proveyendo preservativos", y reconoció los conflictos de salubridad que se generan a partir de la actividad nocturna.

"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana.

"Solicitamos cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada", indicó Romero.

El titular de la organización Defendamos Buenos Aires Javier Miglino explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".

ZONA ROJA: SE TIRAN A LA CALLE 3 MIL CONDONES USADOS POR DÍA.


 Foto: Web

Las travestis que trabajan en la “Zona Roja” de la Ciuadad de Buenos Aires volvieron a reclamarle al Gobierno porteño para que coloque los cestos bacteriológicos, prometidos hace meses, con el fin de arrojar allí los cerca de tres mil preservativos que se desechan cada jornada y que terminan tirados en la vía pública. A su vez, pidieron que se coloquen en la zona baños químicos como ocurre en las grandes ciudades del mundo.
Hace varios años se instaló en el Parque Tres de Febrero, en el barrio porteño de Palermo, una zona donde las travestis puedan ofrecer sus servicios. Desde entonces, ese espacio funciona como centro deportivo y de esparcimiento para la familia durante el día y como “Zona Roja” desde las 22 hasta las 4 de la madrugada, donde, aproximadamente, 150 travestis ofrecen sus servicios sexuales a centenares de clientes que llegan desde varios puntos de la ciudad.
El principal problema que existe hoy en la zona es que, cuando amanece, los deportistas que utilizan el parque realizar actividad física se encuentra con los miles de preservativos utilizados tirados en plena vía pública.
"Habíamos acordado con las autoridades del gobierno porteño un abordaje conjunto a esta problemática, para prevenir situaciones desagradables para los vecinos y usuarios del parque a la mañana”, recalcó Marcela Romero, titular de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA), en diálogo con Diario Popular. A su vez, contó que se solicitaron “cestos bacteriológicos para tirar allí los preservativos, y no se cumplió con esta premisa. Son alrededor de 3.000 los profilácticos que se desechan cada jornada".
Por otro lado, un vecino que todas las mañana corre en el parque, aseguró que "el panorama está cada vez peor. Es un asco, la verdad” y sostuvo que “en la zona donde trabajan las travestis, queda un mar de profilácticos usados, y hay que esquivarlos”.
En la misma línea se mostró Javier Miglino, titular de la organización Defendamos Buenos Aires, quien explicó que "este problema es un mix de responsabilidades, porque no se cumple nada, ni las travestis los horarios establecidos, tampoco los clientes con las normas de higiene mínima, y menos aún desde el gobierno porteño, que no pone seguridad, tampoco inspectores y ejecuta una limpieza a todas luces deficiente".
A su vez, informó que "hace cuatro años se pactó con las autoridades que las trabajadoras se corran a un sector determinado, y así lo hicieron, pero aún esperamos que se cumplan los compromisos de higiene, limpieza”.

Gentileza Medios de la República Argentina.

Periodismo citar: Gentileza: Sitio oficial de Javier Miglino.