JAVIER MIGLINO y ABOGADOS. ASUNTOS EN TODO EL PAÍS.

DR. JAVIER MIGLINO y ABOGADOS.


Desde 1945 más que Abogados.
Asuntos en toda la República Argentina.

Contacto lineas rotativas:
(011) 4786 - 8118
(54 11) 4786 - 8118

Para solicitar una consulta:
Lunes a Viernes. 11 a 15 horas.



Av. Alicia Moureau de Justo 540.
Puerto Madero.

BELGRANO

Avenida del Libertador 6222.

SAN ISIDRO

Avenida del Libertador 13.920.

NEUQUÉN

Juan B. Justo 350. Ciudad de Neuquén.

MIAMI:

2216 NW 4th Terrace MIAMI. Miami.
FLORIDA. 33125. MIAMI.
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

































sábado, 18 de marzo de 2017

Peligro en cajas de seguridad. AFIP. Blanqueo y después.

Extracto de Acta de Presentación voluntaria ante la AFIP en virtud del Sinceramiento Fiscal o Blanqueo dispuesto por la Administración de Mauricio Macri. Qué viene después? MIGLINO y Abogados.

El presente trabajo perseguirá como objetivo el estudio de campo acerca de la problemática referida a las actuaciones administrativas llevadas adelante por la Administración Federal de Ingresos Públicos de la Nación -Dirección General Impositiva- (en adelante la “AFIP -DGI”) relativas a la determinación de oficio (en adelante “DO”) de la deuda impositiva y previsional en base al método presuncional, para lo cual comenzaré con una breve reseña referente al concepto y tipos de presunciones con el objetivo de aplicar dichas conceptualizaciones al momento de emitir la conclusión final en el desarrollo del presente trabajo académico.









1) DEFINICION DE PRESUNCION Y TIPOS DE PRESUNCIONES.


El profesor D´ Ors – citado por Perez de Ayala - define a la presunción como “el acto de aceptar la veracidad de un hecho por la evidencia de otro del que normalmente depende aquel hecho no probado”.

Otro concepto lo da Castán al decir que “podemos definir la presunción como la averiguación de un hecho desconocido deduciéndolo de otro conocido, y en términos mas concretos – siguiendo a Dusi- , como el juicio lógico mediante el cual, argumentando según el vínculo de causalidad que liga a unos con otros los acaecimientos naturales y humanos, podemos inducir la subsistencia o el modo de ser de un determinado hecho que nos es desconocido en consecuencia de otro hecho o hechos que no son conocidos” .

“La presunción legal se caracteriza porque la norma escrita describe un proceso de deducción lógica de forma que, constatada la existencia de un hecho base, es posible determinar la existencia de otro que normalmente le acompaña del que derivan efectos jurídicos determinados”

“La deducción lógica en la que la presunción consiste puede ser hecha por el propio legislador con carácter general – en cuyo caso se denomina presunción legal- o por el órgano decisorio en caso concreto – presunción judicial simple -. A su vez, la presunción legal puede ser establecida en términos tan absolutos que no se admita prueba en contrario (presunciones absolutas o de “iure et de iure”) o bien admitirse la posibilidad de prueba contraria a la presunción (presunciones relativas o iuris tantum)

Principales tipos de presunciones:



En primer lugar se encuentran las denominadas “homini” que son las no establecidas en normas positivas y que deben reunir determinadas características expuestas en la ley, las cuales se fundan en hechos reales y probados que, por su número, precisión, gravedad y concordancia deben producir convicción conforme a las reglas de la sana crítica. Son las presunciones establecidas por el juzgador mediante el examen de los indicios o rasgos sintomáticos recurriendo a las reglas de la lógica y/o de la experiencia. Para ello se necesita de un presupuesto debidamente acreditado a partir del cual, mediante la inferencia, se arribará a una conclusión o convicción sobre el hecho investigado no conocido.

Las “legales” en donde el legislador establece el hecho del cual se parte, el hecho que debe inferirse y la consecuencia buscada, siendo éstas clasificadas en “relativas” y “absolutas”. Mientras que las primeras admiten prueba en contrario, las segundas no.

Se encuentran las absolutas, propiamente dichas y las “ficciones”. 
En el primer caso la presunción contiene cierta lógica y normalidad (la deducción del impuesto a las ganancias con la alícuota pre establecida) mientras que en el segundo, se aparta de ella (ejemplo: el relevamiento satelital , entre otros)

Pero a esto debe agregarse que la AFIP puede establecer las presunciones conforme así lo dispone la Resolución 618/97 AFIP-DGI en su art. 7 al permitírsele la “determinación de promedios, coeficientes y demás índices que sirvan de base para estimar de oficio la materia imponible, así como para determinar el valor de las transacciones de importación y de exportación para la aplicación de impuestos interiores, cuando fuere necesario”.


Estas presunciones son obligatorias o facultativas para el contribuyente, conforme lo establezca la ley.

Se justifican para impedir la evasión del tributo, evitar debates sobre los aspectos dificultosos a probar, o bien simplificar el cumplimiento tributario de masas de contribuyentes.

Si la presunción, tal como se la conceptualizó, consiste en suponer un hecho que se desconoce, partiendo de otro perfectamente conocido, lo citado no admite que la presunción parta de otra, toda vez que si se pretendiera efectuar una “cadena” de presunciones, o “presunción de segundo grado”, partiendo del hecho supuesto o inferido, para derivar un nuevo hecho también presumido, entonces se estaría faltando a la verdad, precisión y concordancia que el indicio debe reunir para fundar en él la presunción, restándole verosimilitud y certeza a la conclusión final .

Esta definición es la que utiliza el actual art. 18 de la ley 11683 cuando ordena que la estimación de oficio se funde en los hechos y circunstancias conocidos que, por su vinculación o conexión normal con los que las leyes respectivas prevén como hecho imponible, permitan inducir en el caso particular la existencia y medida del mismo. 



Acerca de esto se pronunció el Tribunal Fiscal de la Nación en donde claramente advirtió que se prescindió de considerar que las presunciones legales son por definición, consecuencias que el legislador impone extraer a partir de un hecho conocido. Al aplicarlas, el intérprete se remonta del hecho conocido al hecho desconocido según una regla de la experiencia que no le es propia sino que viene indicada por el legislador, que al formular la norma de modo tal que vincula ciertos efectos a la existencia de determinados presupuestos, impide atribuir esos mismos efectos si el presupuesto no existe de manera cierta sino inferida, excediendo así aquella regla traducida en el mandato legal.

Sentado lo expuesto precedentemente a título enunciativo, haré una breve mención en relación a algunas circunstancias por las que se autoriza la confección de la “DO” sobre base presunta , lo cual fuera así determinado en diversos fallos a saber: a) La falta de contabilidad ; b) Si tal contabilidad es deficiente o bien merece reparos de orden técnico ; c) La existencia de doble juego de contabilidad ; d) En el caso en que el beneficio neto no pueda determinarse en forma clara y fehaciente ; e) Cuando la DGI no haya podido obtener elementos probatorios y libros de contabilidad del contribuyente y que éste, además, no haya presentado las declaraciones juradas f) Cuando se torna imposible determinar en forma cierta los beneficios netos obtenidos en el país por una compañía extranjera entre otros.

Pues bien, tanto el artículo 18 de la ley 11683, como las circunstancias arriba descriptas que darían andamiaje al proceso determinativo sobre base presunta, se encuentran circunscriptos al campo de acción correspondiente al derecho tributario para cuya aplicación en sede administrativa nos encontramos con lo normado por el art. 16 de la citada ley en donde se habilita a la AFIP a determinar de oficio la materia imponible; el art. 17 en donde se establece el procedimiento aplicable y el principio de contradicción toda vez que en él se regula expresamente la vista al contribuyente a fin que en el plazo estipulado formule su descargo y ofrezca o presente pruebas que hagan a su derecho, para culminar con los recursos previstos en el art. 76 de la ley bajo examen que posee el último contra una resolución adversa emanada del Órgano.

Si tenés dudas con tu situación tributaria y/o has sido objeto de una Determinación  de Oficio por parte de la A.F.I.P. y/o tenés un proceso penal por Evasión conforme Ley Penal Tributaria Nro. 24.769 no dejes de consultarnos:
Teléfono: 011 - 4786 - 8118
Correo: miglinoabogados@gmail.com

MIGLINO y ABOGADOS. 


Desde 1945 más que Abogados.

Asuntos en toda la REPÚBLICA ARGENTINA.